De la fascista Gloria Álvarez y su video anticomunista.
by Super User

Un hombre en la bolsa de valores toma una decisión de compra de acciones y se gana en 15 minutos cientos o millones de pesos, otro hombre se levanta desde las 4:00 a.m. trabaja 8 horas en una fábrica (más los requerimientos “de última hora” del patrón), viaja varias horas en el transporte público… ¡¿Pero el huevón es el obrero?! La derecha dirá que el de la bolsa de valores tuvo que quemarse las pestañas, lo cual también tiende a ser falso, no porque no haya financieros que no hayan estudiado, sino que, exactamente como se plantea en “El lobo de Wall Street”, la verdad es que no tienen idea de qué pasará con los mercados. Esto es, entre el ambiente financiero, hay huevones y hay trabajadores, pero del lado de los obreros, todos tienen que trabajar hasta el cansancio.

Read more
Porqué el capitalismo es un concepto de izquierda.
by Super User

Con la caída de Constantinopla, cae a su vez la Edad Media, denominada por los Ilustrados “Oscurantismo” (dado que no se realizó ningún conocimiento científico relevante en cerca de mil años y, en contraparte, el fanatismo predominó en su máximo “esplendor”).

Con esta caída, el comercio se dinamiza desde Italia (no existía Italia como tal), a través de las ciudades de Venecia, Génova, Milán, Nápoles y otras, obteniendo los comerciantes jugosas ganancias en el proceso. Tanto, que llegaron en múltiples ocasiones a tener más dinero incluso que los reyes de las periferias o el propio, quienes obtenían su dinero a través de la agricultura de sus tierras y una incipiente industria de talleres.

Read more
El caso de los botones de Marsella
by Super User

Este es un caso de un libro que leí siendo estudiante y, la verdad es que no tomé la precaución de anotar o recordar la bibliografía, sin embargo, en cuanto la halle, la comparto inmediatamente; es por ello que no todos los datos son correctos de momento.

Resulta que en la Francia prerevolucionaria, un buen día, los marineros de Marsella se encontraron conque, labrando la concha nácar, se obtenían botones de mucho más calidad y belleza que los regulares. Eran mucho más vistosos y de más duración que los que se realizaban con madera, ya que estos últimos se partían en dos al primer pretexto.

Read more