Normalmente, para la construcción de la imagen de nuestros clientes realizamos un estudio tanto de la personalidad de sus líderes, el estilo de trabajo que desarrollan, el tipo de producto o servicio que entregan, como la percepción actual y esperada por parte de sus clientes, a fin de esquematizar las mejores opciones posibles.

En función de esto y, asumiendo que el cliente se encuentre interesado en el desarrollo de esta técnica, se realiza un Análisis Semántico, herramienta que nos permite obtener las mejores decisiones de aspectos como: color, tipografía, forma, texturas, símbolos, íconos y otros aspectos que intervienen en el discurso visual, lo que permite no sólo obtener una imagen con mucha más profesionalidad, sino que se obtiene el análisis más profundo posible para determinar esas mejores opciones que eviten dar traspies en el futuro de la imagen de nuestros clientes.

Información Adicional